El Mausoleo de Belgrano, en Buenos Aires

Preparándonos para el paseo

Convento Santo Domingo

MisteriosaBsAs

Esta es la Basílica Nuestra Señora del Rosario, tal vez más conocida por los habitantes de la ciudad de Buenos Aires como el Convento Santo Domingo, o también como el lugar donde se encuentra el mausoleo del General Manuel Belgrano.
En el año 1751 comenzó la construcción de la actual edificación, y recién para el año 1805 se concluye definitivamente su construcción.
En el año 1807, el convento fue escenario de una importante batalla en el marco de lo que se conoce como la Segunda Invasión Inglesa. El ejercito invasor (de la corona británica por supuesto) tomó control de la iglesia y sus tropas se atrincheraron en la única torre que tenía el edificio en esa época. Se libró una batalla en consecuencia, en la que las tropas criollas derrotan al ejercito invasor. En su fachada (como se puede apreciar en las fotos, en la torre de la izquierda) se pueden ver las marcas que dejaron los disparos de cañón. Estas sin embargo son réplicas fabricadas con tacos de madera, que se pusieron para conmemorar y recordar dicha batalla, ya que esos mismos disparos de cañón destruyeron esa torre por completo, que fue luego reconstruida.
La orden de los Domínicos fue expulsada del país bajo la Presidencia de Rivadavia, y el convento fue utilizado como Museo de Historia Natural y como observatorio astronómico! En 1853, Juan Manuel de Rosas ordena el retorno de la orden y la restitución del convento.
La iglesia fue quemada y simultaneamente saqueada, con la natural destrucción de los documentos que contenía, el 16 de junio de 1955, durante las protestas y quema de iglesias que sucedieron en otro de los eventos turbulentos de nuestra historia.
El Mausoleo que se encuentra frente a la iglesia alberga los restos mortales de uno de los grandes próceres de nuestra historia: El General Manuel Belgrano. Dicho mausoleo fue diseñado y construido en Italia e inaugurado en 1903.

El Mausoleo de Belgrano, en Buenos Aires – Argentina Mundo / España

El Mausoleo de Belgrano
Por El Federal Apostólico 

A las 7 de la mañana del 20 de junio de 1820, falleció a los 50 años de edad, en la más absoluta pobreza y olvidado por sus contemporáneos el Abogado y General Manuel Belgrano. Un día antes de morir y como no tenía dinero para pagarle a su médico, le entregó el único bien que poseía, su reloj de bolsillo de oro, que lo había recibido como regalo del rey Jorge III de Inglaterra.

La lápida de su tumba fue improvisada con el mármol de una cómoda de su casa y en ella fueron escritas estas palabras “Aquí yace el general Belgrano”. Fue enterrado –por su voluntad expresada en su testamento– en la entrada de la Iglesia del Rosario del Convento de Santo Domingo, amortajado con el blanco hábito de la orden los dominicos, ya que pertenecía a la Tercera Orden de Santo Domingo. Cerca de su tumba también estaban enterrados los restos de sus padres y otros personajes como Martín de Álzaga.

El día del fallecimiento de Belgrano, fue también un día de anarquía y grave crisis política en el ejecutivo de la provincia, por la existencia de tres gobernadores –Idelfonso Ramos MejíaMiguel Estanislao Soler y el Cabildo–, por lo que su muerte pasó desapercibida.

El diario “El Despertador Teofilantrópico”, que dirigía el fraile Francisco de Paula Castañeda, fue el único, de los ocho que existían en aquella época en la Ciudad, que anunció la noticia del “Triste funeral, pobre y sombrío, que se hizo en una iglesia junto al río, en esta capital, al ciudadano, brigadier general Manuel Belgrano”. En 1895 entre un grupo de estudiantes, surgió la idea para la construcción de un mausoleo –monumento funerario– que fuera el más hermoso de la ciudad, para que reposaran en él, los restos del creador de la bandera.

Los fondos se juntaron mediante la realización de colectas públicas, como así también por aportes dispuestos por el Congreso nacional y de varias legislaturas provinciales y diversas instituciones oficiales y privadas, y también por comerciantes, escuelas y particulares, llegándose a recaudar la suma de $ 107.725,25 que era una importante cantidad para esa época.

En primer plano, el Mausoleo donde yacen los restos del General Manuel Belgrano. Al fondo, la Iglesia de Nuestra Señora del Rosario de los Padres Dominicos, Buenos Aires, ArgentinaSe hizo un concurso de proyectos, del que participaron escultores argentinos, franceses e italianos, siéndole encargada la obra al escultor italiano Ettore Ximenes. El mausoleo fue inaugurado el 20 de junio de 1903, durante la segunda presidencia del General Julio Argentino Roca y en el año 1946 fue declarado Monumento Histórico Nacional.

El mausoleo tiene una altura total de 9 metros y su basamento es de mármol de Carrara. En su parte superior se encuentra el sarcófago rematado por un yelmo con un águila que representa el genio, la nobleza y el heroísmo. El águila, alegoría al noble guerrero en su lucha por la Libertad e Independencia y es esa ave quien lleva a las almas heroicas a la eternidad. Todo ello rodeado de flores ornamentales. En su base –sobre elevada, a la cual se accede por unos pocos escalones– hay dos estatuas que representan, “El Pensamiento” y “La Acción”. La primera, de un hombre sentado en actitud pensante, comprometido con la realización intelectual y la otra, de un hombre sentado con un libro y una espada, simbolizan las distintas actividades que realizó el Prócer durante su vida: abogado, economista, militar, periodista, etc.

Dos bajorrelieves ubicado uno al frente que evoca la creación de la Bandera y debajo del mismo esta cincelado el apellido  BELGRANO y el otro en la parte posterior que recuerda a las dos grandes victorias de las batallas de Tucumán y Salta. Este último friso cubre la parte inferior del mausoleo donde está depositada la urna con los restos de Belgrano. Debajo de estos bajorrelieves hay guardas de laureles como ofrenda eterna de gloria y honor. Tanto las dos estatuas, los bajorrelieves y las guardas de laureles son de bronce.

Cuatro estatuas de ángeles –vaciadas en aluminio, imitación plata vieja– en figuras femeninas, de pie, rodean el sarcófago y expresan distintas simbologías. La figura que tiene la hoja de palma hacia abajo significa la victoria asumida con humildad, otra que tiene la cinta con la leyenda en latín “Studis Provehendis” (Proveedor de Estudios) representa la donación que hiciera Belgrano para la construcción de cuatro escuelas. La tercera que sostiene la espada representa a Belgrano en su aspecto militar y la última que sostiene el engranaje, lo es por el aspecto de la economía y el comercio ya que Belgrano fue Secretario del Real Consulado.

En la parte inferior de la escalinata del mausoleo se colocaron a través del tiempo, diversas placas conmemorativas con que las distintas instituciones lo homenajearon. Una hermosa y trabajada reja de hierro rodea al mausoleo y entre este y la entrada principal de la basílica se encuentra un mástil para el pabellón nacional.  En la reja, también de hierro, que circunda el atrio de la iglesia se encuentra la llama votiva.

Todo argentino debiera conocer este Mausoleo y también la Iglesia del Rosario del Convento de Santo Domingo, donde se encuentran en exposición las banderas británicas tomadas en las invasiones inglesas, lugar este donde también se desarrollaron enfrentamientos armados en aquellas heroicas jornadas. El Mausoleo se encuentra en la calle Defensa esquina Av. Belgrano del Barrio de Monserrat, de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.